Suscríbete

WOT

screen-shot-2018-02-03-at-12-27-16-pm-2.png

WOT's Up / Historias destacadas de WOT

Tamera Mowry: Cómo equilibro un horario ocupado como mamá trabajadora

Descubre la historia

Como madre trabajadora, siempre tengo mucho sobre mi plato. Estoy en The Real cinco días a la semana, y también corro mi sitio web de estilo de vida, TameraMowry.com. Pero ahora que mis hijos crecen un poco, puedo pasar más tiempo concentrándome en mis objetivos y hacer crecer mi carrera. Eso también significa que mi agenda se ha vuelto más apretada que nunca. Aunque mis días están llenos de cosas que son una bendición, tengo que hacer un esfuerzo muy real para equilibrar mi tiempo y energía para que pueda ser la versión más efectiva, feliz y saludable de mí mismo (que también es la versión de mí que Mis hijos lo merecen).

¡La vida como madre trabajadora! Esto es en una de mis sesiones de fotos.

La sensación de tener dificultades para equilibrar un horario ocupado es algo con lo que creo que la mayoría de los padres que trabajan pueden identificarse. Si bien no he perfeccionado la gestión del tiempo, he notado mejoras sorprendentes en mi capacidad de priorizar mi día utilizando algunas de estas estrategias simples:

Hacer una lista: Soy un gran fanático de las listas y, sinceramente, estaría perdido sin ellas. Me gusta escribir a mano mis listas, pero mantener una en su teléfono también funciona muy bien. Sin escribir todo, es casi imposible no olvidar al menos algo cada día. Hacer una lista también es genial cuando te sientes totalmente abrumado: el simple hecho de simplemente escribir lo que necesitas hacer y poder priorizar visualmente las tareas en cuestión, hace una gran diferencia.

Pon todo en el calendario: ¡Literalmente lo digo todo! Notaré casi cualquier cosa en el calendario de mi iPhone. Desde notas sobre lo que mi hijo estaba pasando en la escuela ese día (así que recuerdo preguntarle al respecto cuando llega a casa), hasta un recordatorio de salir de la casa un poco antes porque tengo que comprar gasolina. Me encanta programar notas en mi calendario porque puedo estar seguro de que no me falta nada importante.

Programe su día: Como madre trabajadora, tengo muchas responsabilidades tanto en mi vida personal como profesional. Programado mi día muy conscientemente para saber cuándo comenzaré y dejaré de concentrarme en los compromisos de trabajo, y luego me atendré a ese horario. Tener horas asignadas específicamente para trabajar realmente me ayuda a equilibrar mi tiempo familiar y personal. Lo cual me lleva a mi siguiente punto …

Haga tiempo para que usted no sea negociable: Soy un gran defensor de tomarse el tiempo para su salud mental y física (aprendí esta lección de la manera difícil al lastimarme por el estrés). Incluso cuando estoy equilibrando un horario ocupado, hago de mi salud una prioridad y programo tiempo para mí como lo haría en una reunión. Por ejemplo, si tengo un entrenamiento planificado, bloqueo el tiempo libre en mi calendario y me comprometo a tomar esa hora para mí, ¡sin excusas!

No tengas miedo de decir que no: ¡He aprendido que está bien decir que no puedes hacer algo! Establecer expectativas realistas para mi tiempo y mis compromisos es muy importante. Si constantemente digo 'sí' a todos, acabo exhausto, con exceso de trabajo y sintiéndome resentido. Cuando recibo una invitación, o me piden que haga algo, realmente pienso si puedo comprometerme o no antes de decir que sí. Esta estrategia realmente me ha ayudado enormemente porque garantiza que mis días estén llenos de tareas en las que estoy totalmente comprometido.

Comunicar expectativas: Especialmente cuando se trata de trabajar, he aprendido que es realmente importante comunicar las expectativas tanto mías como de otras personas. Al hablar sobre lo que se espera de mí (o lo que espero) y verbalizar un acuerdo, puedo priorizar y administrar mi carga de trabajo.

Aborda una cosa a la vez: Las mujeres a menudo son multitarea increíbles: está en nuestra naturaleza poder hacer malabarismos con muchas cosas a la vez. Pero he aprendido que generalmente soy mucho mejor cuando me concentro en una tarea a la vez y elimino otras distracciones (como mi teléfono). Ya sea que esté haciendo algo por trabajo o algo con mi familia, trato de estar realmente en el momento y comprometido con lo que sea que esté haciendo.

Pase cinco minutos cada noche pensando en el mañana: Me tomo un poco de tiempo cada noche para pensar en lo que hay que hacer mañana. Al pensar en el futuro y mirar lo que tengo en mi plato para el día siguiente, evito despertar sintiéndome abrumado.

Comprende que no puedes controlar todo: Por mucho que me guste pensar que puedo estar al tanto de todo cada día, la realidad es que nadie puede. Algunos días la vida solo te arrojará una bola curva, y cuando eso suceda, ¡es importante seguir la corriente!

¡Espero que estos consejos los ayuden a organizar su vida un poco mejor como lo hicieron por mí!

Con mucho amor,

Tamera Mowry